Dentro del apartado de identidad visual, se diferencian tres aspectos fundamentales para su correcto desarrollo: la imagen de marca, el retail y el packaging.

                La imagen de marca se podría definir como la percepción que tienen los consumidores de la identidad de una marca, es decir, el conjunto de representaciones mentales, tanto cognitivas como afectivas, que una persona o un grupo de personas tiene de una marca o de una empresa. Se puede analizar la imagen de marca desde tres puntos de vista diferentes: imagen percibida, imagen real e imagen deseada.

                El retail o venta al detalle es un sector económico que engloba a las empresas especializadas en la comercialización masiva de productos o servicios uniformes a grandes cantidades de clientes. Es el sector industrial que entrega productos al consumidor final.

                El packaging tiene como objetivo principal atraer la atención de los clientes y ser la principal ventana de comunicación hacia el consumidor. Consideramos que es fundamental la presentación de un producto, ya que se establece una comunicación directa con el consumidor por lo que puede suponer que la venta de ese producto sea todo un éxito o un rotundo fracaso.  La presentación en el punto de venta es decisivo en muchas ocasiones ya que actúa como un gran valor añadido en lo que es el producto final.
                 También hay que tener en cuenta que es uno de los elementos más perdurables dentro de la imagen de marca. Los aspectos que se deberían tener en cuenta a la hora de crear el packaging deberían ser: funcional, diseño atractivo, lo más respetuoso posible con el medio ambiente y acorde con lo que intenta transmitir la marca.
                  En resumen, no es el producto en sí embellecido, sino su empaquetado, que lo estilizamos y hacemos más atractivo para captar la atención al cliente.

 



Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply.