Imagen
          
             El pasado año, en la Jornada de la Eficacia, Martin Weigel dio una conferencia en la que explicó que lo que nosotros tenemos en cuenta no tiene por qué ser lo que verdaderamente les importa a los consumidores. Por ello, planteó y razonó los pasos que deberíamos seguir si queremos llegar al fracaso, ya que no deberíamos suponer que las personas se preocupan por las marcas, que los consumidores quieren crear una relación con ellas, que los fans son los consumidores más fieles y en definitiva, que quieren participar con ellas.

            Weigel, en su conferencia, pretende que nos demos cuenta de que en la vida real la mayoría de las personas no se preocupan por las marcas, ya que el 80% de los consumidores conocen poco o nada de los productos que compran. También hace especial hincapié en la falsa creencia de que los fans son supuestamente los consumidores más fieles, pero estadísticamente se ha demostrado que solo proporcionan un 0,5% de las compras. Esto da a entender, que aunque seas fan de una marca no tienes por qué ser el que más consuma, por lo que los consumidores más valiosos pueden ser los menos esperados.   

            Por otro lado, la mayoría de consumidores compran ciertos productos según el establecimiento en el que se encuentran, ya que dependiendo del lugar se pueden encontrar unas marcas y otras. De manera que pueden llegar a comprar productos de la competencia si bien su marca habitual no está disponible. Es decir, dependiendo del bar al que vayas, consumirás Pepsi o bien Coca-Cola, según su disponibilidad. De este modo, comprendemos que las personas no están interesadas en mantener una buena relación con las marcas que compran, ya que no le dan el suficiente valor a lo que representa la marca en sí. 

            Como ya sabemos, mantener una buena relación con una pareja suele resultar complejo, así que sostener una relación con una marca es aún más exigente. Lo mismo ocurre a la hora de participar con un determinado producto, las experiencias digitales que las personas muestran a través de las redes sociales son solo con otras personas y no con las marcas, ya que los consumidores no se interesan en “mantener una relación” con ellas. 

            En conclusión, reconocemos que las personas a primer vista no están dispuestas a participar con las marcas ni a formar parte de ellas. Por lo que tenemos que servirnos de la creatividad y del dinamismo para establecer y fortalecer el lazo de la amistad entre las marcas y sus consumidores.



 





Leave a Reply.