Ya desde la década de los `80, debido al descenso de la natalidad, se lanzó el lema anti-tabaco “humo Chupa Chups” que trataba de atraer a nuevos consumidores adultos.

               Desde entonces Chupa Chups ha protagonizado muchas campañas anti-tabaco alrededor del mundo. Una de ellas es la que os presentamos a continuación:
               Durante años, se asoció la imagen del vaquero cabalgando en las praderas norteamericanas y fumando a Malboro. Fue la imagen recia y varonil que le dio su personalidad de marca a este producto, una campaña producida por Leo Burnnet hace ya varias décadas, pero que ha perdurado mucho tiempo. 

               En el caso de esta publicidad gráfica, tenemos un producto que es saboreado por el vaquero como si se tratara del mejor cigarrillo, ya que en Chupa Chups se encuentra “el verdadero sabor”. 

               La campaña es inteligente en el sentido de que le “roba” la imagen a un producto que ni siquiera es (aparentemente) competencia directa de él y le roba también el copy prácticamente igual, de una manera muy ingeniosa.

               Por otro lado, en 1996, sin querer, Chupa Chups volvió a lanzar una “campaña anti-tabaco” protagonizada por el ex-entrenador del Barcelona, Johan Cruyff. 
               Durante un partido de fútbol, Johan Cruyff saltó del banquillo con un chupa chups en la boca dándole así una gran popularidad entre el público adulto, al cual la marca hacía tiempo que quería llegar. 

               “Fue algo espontáneo, por lo que nunca cobró nada. Solo le dimos un donativo para su fundación, pero porque quisimos”, insistía la marca ante la oleada de preguntas a la que los medios le sometían.

               Lo sucedido hizo eco en todos los medios de comunicación, junto con la noticia de que el motivo por el cual llevaba un chupa chups era simplemente que le ayudaba a dejar de fumar.

               Pero esta no ha sido la única situación que ha protagonizado Chupa Chups sin que éste lo supiera, ya ocurrió algo parecido en EE.UU. con Madonna y en Rusia, cuando Guenadi Strekalov, uno de los cosmonautas rusos de la estación espacial MIR, apareció en la televisión con un chupa chups en la boca.
 





Leave a Reply.