Como ya hemos hablado de las últimas tendencias en packaging, creemos oportuno mostrar dos ejemplos en los que la innovación en este sector puede ser todo un éxito o por lo contrario, todo un fracaso.

           ¡Acierto! - En el caso de Philadelphia, la marca cambió la tapa de sus envases y acertó de lleno. En un principio, para abrir sus tarrinas se debía retirar un papel de aluminio que cubría el envase. En él se hallaba el nombre de la marca, por lo que una vez abierto el envase, la marca ya no se identificaba con claridad debido a su poca legibilidad. Bien, tras darse cuenta de ese pequeño aunque importantísimo detalle, decidieron sustituir el papel de aluminio por una tapadera de plástico duro donde se aprecia con claridad la marca.

          ¡Error! - En cambio, Martini decidió cambiar el formato de su botella así como el del etiquetado con el fin de “modernizarse”, pero acabó siendo todo un fracaso, ya que el nuevo formato ha deteriorado su imagen de marca.      

 



Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply.